Scrum vs Agile ¿cuáles son sus diferencias?

La gestión de proyectos de forma eficiente y resolutiva se ha impuesto tras la Transformación digital. Sin embargo, la empresas todavía se tienen que adaptar a este cambio. Hoy vamos a hablar de dos metodologías del cambio para conocer sus diferencias y poder decidir cuál debemos aplicar en nuestro proyecto. Scrum vs Agile ¿cuál elegir?

¿Qué es la metodología Agile?

La metodología Agile abarca una serie de métodos para abordar diferentes proyectos. Se denomina de esta manera porque su función es abordar los cambios de una forma flexible.   

En agile se utilizan los sprints, cadencias de trabajo iterativas, las cuales siguen un modelo de trabajo flexible que permite solventar problemas de forma más rápida. De este modo, cada acción dentro del proyecto se revisa conforme se va realizando. Al tener el control dentro de cada uno de los procesos que se realizan en un proyecto, es posible redirigir el trabajo y enfocarlo por el buen camino.

A lo largo del desarrollo del producto se va planificando las siguientes acciones a realizar. Por eso es perfecto para los proyectos IT que tienen que responder a la rapidez e inmediatez del mercado.

De este modo Agile no utiliza el método secuencia o en cascada, sino un enfoque incremental.

En definitiva lo que caracteriza a las metodologías ágiles es que el producto no está planificado desde el inicio, sino que cuando va cobrando vida, es cuando se implementan cambios. De esta forma es capaz de manejar la incertidumbre gracias a los sprints.

Scrum vs agile

¿Qué es Scrum?

Scrum es un método más de la metodología ágil, en este caso se utiliza específicamente para el trabajo en software. Destaca por el trabajo en equipo, donde todos los miembros están involucrados desde el inicio hasta el fin del proyecto. A su vez, existen roles muy definidos como el Scrum Master, y cada miembro del equipo tiene definidas sus tareas de modo que la resolución de problemas sea más rápida.

Existen sprints dentro de esta metodología. En este caso, cuando se realiza un cambio en el producto se debe mostrar y comprobar que es un avance hacia el producto final. Estas demostraciones o entregas se realizan cada 2 semanas frente al cliente.

Toda tarea desde que se inicia hasta que finaliza tiene un sprint y debe demostrar que el avance ha sido útil para el desarrollo final del producto.

De esta forma Scrum es un framework, al ser un marco donde existen guías de cómo se debe trabajar, roles que controlan ese trabajo y herramientas para el desarrollo de los productos.

¿Elegirías Scrum como la metodología ágil perfecta para tu proyecto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando Captcha...